Argentina,


Esta página está dedicada a HECTOR JORGE RUIZ , a vos, mi querido Príncipe SABU , porque sos ejemplo de amor, desinterés y humildad.

 

Porque como vos, nadie puede interpretar una canción sin hacer brotar al que la escucha, una lágrima, una sonrisa o un aplauso sostenido, porque a través de tu figura nos enseñás el contacto sincero con tu público que te admira y sigue, sea cual fuere el camino por recorrer, siempre estamos presentes para disfrutarte. palabra por palabra, mirada por mirada, corazón a corazón.

Porque cuando tus pies pisan un escenario, cuando comienzan los primeros acordes y vos salís a escena, se encienden todas las estrellas y vos brillás como el sol, porque en ese momento y siempre, todo el universo te pertenece y comienza la magia de la entrega. Tu público y vos, esa conjunción es la clave de tu éxito.

 

Para quienes tienen la inmensa dicha de conocerte, estas palabras están de más, para los que ingresan hoy, conociéndote en este instante sepan que como vos, nadie pudo cautivar el corazón del género humano, porque tanto mujeres como hombres disfrutan de la magia de escucharte porque tu vida transcurre en los bellos escenarios del mundo y tu melodía envuelve y entrelaza el sentimiento de todos los que te seguimos.

 

Esta página, además, es el reconocimiento de quien por todos los años que lleva de vida te ha admirado y amado, y no encuentra otra manera de decirte "GRACIAS" más que con el corazón abierto de par en par, dejando fluir todo ese amor que significa el solo hecho de pronunciar tu nombre "SABU" .

 

Tu trayectoria es un ejemplo de entrega, tus canciones suenan aún hoy, después de más de 37 años de plena vigencia y cada letra parece escrita para cada situación en la vida de quien la escucha, la melodía es un bálsamo que lleva consigo la paz necesaria para cada día.

 

"SABU, el Cielo y Yo" es la realización de algo acariciado durante años y que hoy, por el milagro del amor se hizo realidad; el milagro de tu amor que me acompaña, que me recuerda a cada instante que todas las cosas tienen un por qué y el por qué de estas palabras es decirte, mi adorado SABU que mientras mi corazón tenga hasta un tenue latido (y aún después), para mi, serás el Príncipe de mis sueños, el primer amor de la sonrisa perfecta, el hombre inigualable que es ejemplo de amor y la ilusión de que algún día nos reuniremos y con tanta emoción podré darte ese beso con el que sueño desde que era una niña.

 

Te entrego este fragmento de Cielo, este retazo lleno de mis recuerdos, todos estos años que se llenaron de tu presencia sin tenerte. y mi vida, dedicados a vos.

 

Mi amado SABU , con el sentimiento más puro y sincero, esta página te pertenece.

 

Tu admiradora

- Susy Araya -

(Susy Solcito)

Diseños Web